Opinión: Todos somos corresponsables

Claudio Nuñez

Escribe: Leo Fuentes Belmar, abogado, presidente regional del Partido Radical.

¿Te has preguntado cuán negligente podemos ser en este tiempo de pandemia? ¿Has analizado el daño que podemos causar si violamos las normas sanitarias? Quizás nunca lo hayas pensado, o tal vez lo consideraste, pero, no te importó.

Y sí, somos naturalmente una especie animal, y como tal tenemos una característica esencial que no podemos eludir “el individualismo”, ese que nos hace ser egoístas en una constante lucha por sobrevivir.

Sin embargo, hemos pasado por muchas etapas que nos han transformado física y socialmente. A esto hago énfasis, porque hoy nuestro sentido común está más desarrollado y por ende nuestra calidad humana se hace más palpable.

No es ajeno, en lo absoluto, que hoy nuestras vidas están amenazadas por un ser vivo que no da tregua y el cual solo podemos paralizar con nuestras acciones de resguardo y protección sanitaria, mismas que en múltiples escenarios se han violentado, a lo que muy a mi pesar, puedo decir ha contribuido a que oficialmente hayan muerto hasta la fecha 4.502 personas en Chile y más de 400.000 mil en el mundo.

Así pues, negligencia aparte es lo que nuestras autoridades han realizado, como el caso de la senadora y presidenta de la UDI, Jacqueline Van Rysselberghe, quien sin preocupación llevó a cabo una reunión con mujeres donde no se percató en lo más mínimo de usar la mascarilla y tampoco de guardar el distanciamiento físico con sus invitadas, o por otra parte, conocimos el proceder del mismo presidente Piñera, quien incumplió el protocolo por Covid-19 en el funeral de su tío, arzobispo Bernardino Piñera. Para no ir muy lejos, en nuestra región de La Araucanía, justo al comienzo de todo este caos la otrora seremi de Salud, Katia Guzmán, también protagonizó un contexto similar.

Si nos ponemos a evaluar, las múltiples denuncias de fiestas clandestinas que se han hecho públicas, las constantes multas a personas que se atreven a salir sin mascarillas y las reiteradas detenciones que se efectúan durante el toque de queda, podemos deducir que nuestra negligencia se hace cada vez más repetitiva y por consiguiente más perjudicial hacia la salud pública que, ojo es penada por la ley y con justa razón.

Ser parte de esta sociedad nos hace ser corresponsables de todo lo que pueda o no pasar, incluso, antes y después de esta pandemia. Hay que ser conscientes de todo lo que se nos avecina, especialmente, cuando actuamos de manera contraria a lo establecido por las autoridades sanitaria. La atención a este llamado se extiende para todos, sin importa si se es o no parte del Gobierno

Single content advertisement top
Filed in

Opinión: El final de la paciente incomunicación

Carta Contraloría y CPLT: Para volver a confiar

Related posts