Editorial: Confianza en la desconfianza

Claudio Nuñez
Single content advertisement top

Los chilenos desconfían de un gobierno que en la última encuesta Criteria, realizada entre el 30 de diciembre de 2020 y el 5 de enero de 2021, reveló que la aprobación a la gestión del Presidente Sebastián Piñera subió a un 15%, 8 puntos porcentuales (pp) más que la medición anterior (7%). Por su parte, el respaldo al trabajo del gobierno también subió de un 8% a un 15%, mientras que la desaprobación a la gestión del Ejecutivo cayó de un 86 a un 79%. Con esas cifras,  ¿podremos confiar?

La mayor parte de los franceses estaban ya sujetos a un toque de queda entre las 20:00 y las 06:00, impuesto a mediados de diciembre, cuando se levantó el segundo confinamiento nacional.

Y, en 25 departamentos, sobre todo del este y del sureste, particularmente golpeados por la pandemia, sus habitantes ya debían recogerse en sus hogares desde las 18H00.

“Según los datos disponibles hasta la fecha, parece que esta medida es eficaz en términos de salud: en los 15 primeros departamentos donde se aplicó el toque de queda a las 18H00 horas del 2 de enero, el aumento del número de nuevos casos es 2 o 3 veces menor que en otros departamentos”, argumentó el primer ministro francés, Jean Castex, en conferencia de prensa.

Para ningún país europeo ha sido fácil enfrentar esta pandemia, tanto en la primera con en la segunda y ahora se señala la tercera oleada. Hasta muy avanzada la enfermedad en muchos países de ese continente, miles de personas salieron a las calles y se enfrentaron a la policía, reclamando contra las medidas de sus diferentes países.

Ellos proporcionaron mucha información acerca de cómo enfrentar el covid-19, pero a la larga han seguido sus instrucciones, porque comprendieron que ante el desconocimiento de tratamientos, medicamentos o cualquier atención clínica, no había cura posible o capaz de detener la pandemia.

¿Y cómo hemos reaccionado los chilenos? Tenemos que ser críticos y parece que somos los reyes de la excusa, de buscar los más increíbles argumentos para no respetar cuarentenas, toques de queda y no seguir las recomendaciones de las autoridades.

¿Por qué? No lo sabemos con precisión pero sí podríamos  anticipar que son muchos los errores e  intereses que los medios de comunicación, investigaciones científicas y análisis de exigentes centros académicos y universitarios que –propio de su condición- han sugerido al gobierno, pero que muy pronto han sido desechados porque ha quedado al descubierto que los intereses económicos e incluso de pertenencia a grupos sociales acomodados, están por sobre la calidad de las recomendaciones.

 “La pandemia de covid-19 es una catástrofe mundial anunciada. Ha puesto en evidencia las amenazas que trae el crecimiento descontrolado de las ciudades, la globalización y un orden mundial guiado primordialmente por la competencia desenfrenada, el individualismo y el lucro. La pandemia ha mostrado, además, la incapacidad de este orden socioeconómico para abordar los desafíos que imponen situaciones críticas como ésta”, han señalado académicos de la Universidad de Chile frente a este complejo escenario sanitario, económico y social.

Debe ser por eso que muchos chilenos no siguen las instrucciones. Desconfían de autoridades que solo tienen en su horizonte el manejo de la economía como único y gran horizonte social chileno; los chilenos desconfían de un gobierno que en la última encuesta Criteria, realizada entre el 30 de diciembre de 2020 y el 5 de enero de 2021, reveló que la aprobación a la gestión del Presidente Sebastián Piñera subió a un 15%, 8 puntos porcentuales (pp) más que la medición anterior (7%).

Por su parte, el respaldo al trabajo del gobierno también subió de un 8% a un 15%, mientras que la desaprobación a la gestión del Ejecutivo cayó de un 86 a un 79%. On esas cifras ¿podremos confiar?

Todas las regiones muestran alzas en su positividad, “especialmente preocupantes son Tarapacá, La Araucanía, Los Ríos y Magallanes por sus altos valores, así como Arica y Antofagasta por el pronunciado aumento en las últimas dos semanas”, se detalla en el informe el equipo Icovid Chile, iniciativa liderada por la Universidad de Chile, la Pontificia Universidad Católica de Chile y la Universidad de Concepción, presentó su informe número 23 con análisis y datos de las dimensiones propuestas para monitorear la pandemia de coronavirus, asegurando que el país se encuentra en una “situación crítica” que va “en aumento”.

¿Qué hacer ante este complejo y dramático futuro cercano? Ante la situación crítica nacional y en todas las regiones, se hace muy importante que todos, autoridades y ciudadanía, podamos asumir la responsabilidad en el autocuidado y en el cuidado de quienes nos rodean de manera responsable, en especial un llamado a los jóvenes a poner todas sus energías en el cuidado de sus familias y su entorno”, expresó hace recientemente la epidemióloga y jefa de la carrera de Medicina de la Universidad de Concepción, Ana María Moraga.

Tiene razón la académica. Tendremos que someternos a las instrucciones, aunque estas provengan de un gobierno que se agota cada semana más ante sus múltiples errores y en muchos frentes del país. Tendremos que aceptar el Paso a Paso y las medidas impuestas por un ministro de Salud que cada día ofrece nuevas muestras de un comportamiento errático. La solución a este grave problema de salud que enfrentamos, no están en los informes y papers de centros universitarios de USA, Europa y Asia y las propuestas de nuestros centros de estudios universitarios y científicos, no le merecen confianza. Por eso la desconfianza.

Filed in

Opinión: El Estado de Chile y la corrupción, sus efectos y los desafíos pendientes

Opinión: Piscinas, playas y Covid

Related posts